¿Es posible construir una planta de tratamiento de aguas residuales copiando a la naturaleza?

Combinando los conocimientos de la ingeniería y de la ecología, pueden diseñarse ecosistemas artificiales, copiados de ecosistemas naturales llamados humedales, para purificar aguas residuales, de origen doméstico o industrial.

¿Por qué utilizamos esta alternativa tecnológica en el Parque Ecológico Municipal?

La planta de tratamiento fue concebida para dar solución a la disposición de las aguas provenientes de la cocina y sanitarios del Parque Ecológico Municipal (PEM). Originalmente, estos líquidos recibían un proceso sedimentación y degradación en una cámara séptica y luego se volcaban al terreno a través de caños perforados. Sin embargo, este sistema no era compatible con las características hidrológicas y edáficas de la zona y resultaba insuficiente para recibir los caudales generados por la afluencia de un público numeroso.

Esta alternativa tecnológica frente al tratamiento convencional de líquidos residuales permite el manejo más eficiente del recurso agua, evita la contaminación de aguas subterráneas, superficiales y riesgos para la salud.

Además, la instalación del “Humedal” en el predio del PEM, ofrece una herramienta didáctica para los talleres educativos que se brindan a las escuelas sobre el tema “agua”, y permite crear conciencia en los visitantes sobre la necesidad de preservar los recursos hídricos y difundir en la comunidad de las localidades vecinas una solución económica, sencilla y eficiente al tratamiento de aguas domésticas. Esta ecotecnología tiene gran importancia local principalmente por la incompleta cobertura cloacal de Gonnet, City Bell y Villa Elisa.

El visitante del PEM podrá acceder a la planta de tratamiento, a través de un recorrido autoguiado con la ayuda de folletos y carteles explicativos.

¿Cómo funciona la planta de tratamiento?   

Las aguas residuales de los sanitarios y cocina pasan por dos cámaras sépticas que retienen los sólidos sedimentables y flotantes, los cuales son digeridos por las bacterias anaerobias.

Los líquidos con los contaminantes disueltos , son elevados por una bomba y entran al humedal, formado por plantas acuáticas que desarrollan sus raíces dentro de una pileta llena de material poroso (piedra o grava), aislada del suelo a través de una película impermeable.

Las bacterias que crecen sobre el relleno del humedal, degradan los contaminantes orgánicos y sus productos alimentan las plantas. A su vez, las raíces aportan oxígeno y nutrientes a las bacterias.

Así el relleno, el agua, las plantas y microorganismos conforman un ecosistema en equilibrio alimentado por los residuos del agua y la energía solar (fotosíntesis). En síntesis: el humedal actúa filtrando los líquidos que ingresan

El agua que sale del humedal esta clarificada, con baja carga orgánica y menor concentración de nutrientes, por lo que puede volcarse a un cuerpo receptor (arroyo, río, lago, mar) sin causar efectos nocivos para las formas de vida silvestres. También puede utilizarse para riego o infiltrarse en el suelo sin perjuicio de los acuíferos freáticos. VER ESQUEMA

¿Cómo se realizó este proyecto?

El proyecto es un emprendimiento conjunto entre el Parque Ecológico Municipal (PEM) y el Laboratorio de Microbiología del Instituto de Limnología “Raúl Ringuelet” (ILPLA), a cargo del Dr. Alejandro Mariñelarena (CIC-BsAs), con el aporte financiero de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), a través de la voluntaria Keiko Mizuno.